Home

Sin suerte no se puede salir ni de la puerta de casa, dice mi progenitor con acierto. Tengo que reconocer que soy muy supersticioso. Y a todas las manías ya conocidas, las cuales no nombraré para no meneallas, tengo que añadir la de tratar bien los calendarios del tiempo anterior. Prefiero no  deshacerme de ellos, ni siquiera cuando vencen los meses, no tiro las hojas que arranco, al contrario las guardo y las conservo, será porque no me gusta renegar del pasado, todo lo vivido forma parte de nuestro presente de algún modo y debemos de estarle agradecidos. Sin embargo,  no tengo nada que comentar del porvenir, dado que del futuro nada sabemos, no tenemos certeza como dice el poema de Lorenzo “El Magnífico”, cuya figura a caballo en plena adolescencia siempre presidirá  el frontón de este modesto blog para iluminarnos a todos con su sabiduría, majestuosidad, respeto y amor por la vida; y para guiarnos con su mejor consejo: disfruta del presente. Y nuestro presente, por fortuna, es uno de los momentos mágicos del año donde se sueña con regalos y con deseos, que queremos recibir y nos gustaría que se cumplan. He disfrutado mucho con esta tradición en mi infancia, y  también lo hago ahora que ya  son mayoría las canas en mi cabeza; lo único que desterraría de la misma es la amenaza del carbón.  Todos los niños, buenos y malos se merecen un regalo, ningún  niño sin regalo, ese debe ser el auténtico lema  de la Navidad, todos nos merecemos algo que nos alimente el espíritu y nos aleje de las miserias vitales que desgraciadamente es  lo que más tenemos a nuestro alcance. Pero para que los deseos se cumplan hay que respetar el ritual y la tradición nos dicta que tenemos que escribir una carta y este es el motivo que me tiene delante del procesador de textos:

Queridas pajecillas reales:

Os hago llegar por este medio  mi lista de deseos. Durante todo el año tenéis que aguantar a este ser egocéntrico, narcisista, envidioso, perezoso, insolidario, creyente en los ángeles, lector impenitente de autores considerados herejes como Spinoza, Nietszche, D´Ors, y para colmo egotista y muchas cosas más que son secretos inconfesables. Ya sé que no merezco nada, pero si alguno cae, no dudéis, pardiez! que lo trinco.

Besos de parte  de este decadente, atrevido, irreverente, diletante y descarado bufón de corte,

Papá

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

Y un Feliz 2017 para tod@s.

calendario 2016.jpg

Anuncios

3 pensamientos en “Carta a los Reyes Majos

  1. En primer lugar desearle a usted y a los suyos un feliz año nuevo. En cuanto a los merecidos adjetivos que dirige a su augusta persona, añadir también el de amigo de sus amigos, brillante, culterano católico no de rancio abolengo si no de gran estirpe y polemista impenitente de los secretos del amor. En otro orden de cosas decirle que hace bien en guardar las hojas del calendario, al contrario que yo, también recomendarle que siga con sus lecturas herejes, como bien sabe, de ellos es el reino de los cielos, y permítame que le recomiende una conferencia de otro insigne hereje, pérfido calvinista como le gusta llamarse, el Maestro Arcadi Espada, titulada “Democracia vs Teocracia, y también cualquiera de los artículos que cada sábado escribe nuestro amado Fernando Savater. Por lo demas cuidese de mis heterónimos, que de los suyos, como el Viejo Lobo, ya me cuido yo, para que no nos apabulle con danzas rituales en las que pone en evidencia la torpeza tanto espiritual, como física del resto de los mortales. Un beso Señor Aspirante. Viva la República y ¡¡ARRIBA ESPAÑA!!.

  2. Señor Francotirador, Feliz Año Nuevo. Ya sabe usted que me gusta respetar los ritos y uno de ellos es recibir el año con una danza iniciática, para darle la bienvenida. Usted fue uno de los afortunados que pudo presenciarla. Celebro que le gustara, no lo hago por apabullar, sino para reirme de mi mismo y para que los demás se rían de mí, si eso les hace felices. Es preferible reir que llorar, como dice la rumba popular, y pra eso estoy yo, entre otras cosas, para destrozar los ritmos y reirme hasta de Janeiro.

    Un abrazo y seguiremos disfrutando de heterónimos propios y extraños, inventándonos pasiones, que es una actividad agradecida y que además no pide nada a cambio, excepto pasión, contradicciones y ganas de vivir.

  3. Señor Aspirante, no me queda más remedio que contestarle, en verdad no se rien de usted, o en todo caso quienes lo hacen es para no llorar por sus miserias. Los que nos consideramos sus amigos, nos reimos por tener la suerte de tener alguien como usted cerca de nosotros y también porque nos alegran y colorean la vida, usted lo hace como amigo, y nuestras amadas Princesas, como eso, es decir como Princesas. Un abrazo Señor Aspirante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s