Home

Te recuerdo en aquel pasillo de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid y no saludaste. No me conocías, tu presuponías que yo a ti sí, pero quizás tu perspectiva falló. Y La historia fue al revés. Yo te conocía, y sabía quién eras y tú a mí no. Y ahora anuncias tu último libro, dedicado a tus escritores de juventud. No hay nada mejor que dedicar nuestras últimas  letras a nuestros maestros. Algunos coinciden con los míos. Shakespeare, Agatha Christie, Poe, Valle-Inclán, recordando que ell@s también fueron humanos, que la vida tiene momentos buenos y otros no tanto, que los mitos son seres humanos en las duras y en las maduras. Que Sara se fue y te has rendido. Eso es de hombre. Y ahí tienes todo mi apoyo. Pero tu gesto es de hombre pero  no es de torero. Aunque reconozco que nadie como tú nos enseñó a amar la filosofía seduciendo y no adoctrinando como decía de ti, Don Francisco Umbral, que Dios, Nuestro Señor le tenga en su Gloria. Y es que resulta que este 16 de Octubre es día cargado de efemérides. Ciento sesenta y dos años del nacimiento del genial Oscar Wilde en Dublín, que fue menospreciado, vilipendiado y encarcelado en Gran Bretaña, y que sin embargo tiene una placa en la Abadía de Westminster en Londres que recuerda su falta. Siempre se ha dicho que los españoles somos envidiosos, que los franceses son presumidos y que los británicos son cínicos. Puede que todo sean simples prejuicios a pueblos cercanos que consideramos rivales. Hemos estado los últimos días en Londres, con unos amigos y lo hemos pasado de maravilla. La ciudad es inmensa, unas tres veces Madrid, mi hometown, pero a pesar de sus dimensiones sus gentes son educadas y sobre todo amables. Describir lo que vimos es difícil pero lo intentaré.  Nada más llegar fuimos a Buckingham Palace y a Saint James Park, donde encontramos ardillas que nos dieron la bienvenida camino de la Guardia Real. Caminando y sin pretenderlo acabamos en Trafalgar Square con  la columna de Nelson que falleció en la batalla del mismo nombre de la plaza y allí entramos en la National  Gallery que acoge joyas de la pintura universal, pero solo mencionaré una, como es La Venus del Espejo de Velázquez. Estuve varios minutos enteros admirando el cuadro y sobre todo el más que  correcto culo de la Venus, solamente comparable con el  del David de Miguel Ángel en la Academia de Florencia. El sábado estaba reservado al mercadito de Portobello Road en Notting Hill. Quién se puede resistir a un Rastro de Antigüedades que ha sido retratado en multitud de películas que aquí no vamos a recordar. Por la tarde el Bristish Museum  nos mostró todas las momias del Imperio Antiguo de Egipto, Los Leones  barbudos de Mesopotamia, Los Frisos del Partenón y la Piedra Roseta. Todo ello sustraído de las civilizaciones que dieron lugar a la cultura de occidente y que el presunto Imperio Británico birló a sus legítimos poseedores. La tarde la dedicamos al Soho, Chinatown y Picadilly Circus, degustando un delicioso crispy duck para cenar. El Domingo cambiamos  al mercado de Camdem Town en el norte de la ciudad, con lugares tan curiosos, originales y sorprendentes como el Ciberdot que parecen anclados en los setenta y ochenta.  La tarde la dedicamos a ver la Cúpula San Pablo, la segunda más grande  de Europa, después de San Pedro en Roma, y la Tate Gallery. El lunes teníamos planes con el cambio de guardia en Buckingham y con el  London Eye y crucero por el Támesis, contemplando The Houses of Parliament y la Torre del Big Ben, que resulta que no es el reloj, sino la campana que acoge la Torre gótica del Parlamento Británico. En Torno a la Abadía de Westminster se pueden contemplar las estatuas de Gandhi, Mandela y Winston Churchill, tres soñadores a los que el pueblo británico mandó a esparragar porque no reconoce, como tantos otros, en tiempo real la valía de sus gentes. En la Abadía tan renombrada hay una placa que recuerda la memoria de Oscar Wilde, poeta y dramaturgo, encarcelado por retratar la sociedad victoriana, muerto y enterrado en París, que le acogió sin mirar su nacionalidad, ni sus gustos sexuales. Malditos cínicos e hipócritas, disfrutaron de sus dramas y después le mandaron a prisión.

Y a pesar de todo la ciudad y sus gentes, en 2016 me resultó fascianante, con un ambiente de ocio genial que recuerda a mi Madrid natal, por todas sus posibilidades de diversión y de alimento del espíritu en su multitud de interesantes y gratuitos museos como el de la Ciencia Natural, el de la Innovación y el de Victoria y Albert. No quiero cerrar este apartado sin recordar la sorprendente Torre de Londres y el London Bridge, que a pesar de estar en obras, continúa atrayendo multitud de visitantes debido a su belleza y a su magnífica iluminación nocturna. Tampoco me quiero olvidar de los Almacenes Harrods, que nos recuerdan lo humildes que somos la mayoría de los mortales, con los Manolo Blahnik a 600 libras los más baratos y sus televisores de 75“ a 10.000 libras la unidad. Pero a pesar de todo lo único que suprimiría es el mausoleo a Diana de Gales y Dodi Al-fayet, que en mi modestísima opinión está fuera de lugar. Siempre recordaré cómo a mediados de Octubre están ya colocados en Oxford Street los adornos de Navidad, para un fan de la citada época me resultó absolutamente maravilloso. Y Para acabar felicitar a Bob Dylan por su Nobel de Literatura, bien merecido, junto a Walt Whitman y Robert Johnson han sido los poetas americanos más influyentes. Recordar la memoria de Andrés Montes, un periodista deportivo porque la vida puede ser maravillosa. La colaboración de Todo a mil, de mi admirado y leído Javier Gomá. Y felicitar a mi princesa que hace que todos los días lo sean gracias a su compañía. Un beso amor!20161010_180038.jpg

Anuncios

7 pensamientos en “Long weekend in London town

  1. En primer lugar, permítame, que de forma petulante, le de las gracias en nombre del Maestro Savater, como sabe las lágrimas del alma son las peores, espero que don Fernando siga aquí mucho tiempo, aunque sólo sea por el egoismo de seguir disfrutando de sus artículos y de su brillantez dialéctica. Y sobre el viaje a Londres, le felicito por el mismo yo ya estuve hace muchos años, imagínese yo era un joven de apenas un cuarto de siglo, recuerdo practicamente también los mismos sitios que usted, me quedo especialmente con la Tate Gallery y el Museo Británico, y bueno también estuve en el museo de Cera. También quisiera comentarle que los ingleses, que no los británicos, no son unos ingratos con sus glorias nacionales, aunque como en algún caso sea a largo plazo. Y para finalizar felicitar a su amada Princesa, por ser como es pero sobre todo por tener a un Príncipe como usted. Un beso Viejo Lobo.

  2. Siempre usted tan amable y considerado conmigo. Sólo soy un vulgar consorte, que pasa sus días bufoneando con su princesa, hasta que se canse de mi y se busque otro que se acerque mucho más que yo a su altura afectiva, humana e intelectual.

    Un abrazo desde la guarida.

  3. Permítame hacer una acotación, desde el enorme cariño y respeto que siento por usted. Y es que pienso que ha sido un tanto injusto a la hora de valorar el duelo de Fernando Savater. Mire usted, el Maestro es hombre, no se si torero, pero desde luego siempre ha sido un valiente. Un intelectual verdaderamente comprometido, que lucho contra una dictadura, como la franquista, cuando el resto estaba metido en sus covachuelas bien cubierto, luego por supuesto a la muerte del general todos fueron antifranquistas. Y don Fernando también fue un valiente, cuando luchó contra el terrorismo de ETA, desde las mismas fauces del monstruo, cuando como siempre, la valiente ciudadania española miraba hacia otro lado, y cuando la bazofia ultraizquierdista, aplaudía con las orejas los asesinatos etarras. Al final, como se puede ver hoy en día, los malos ganaron, y quienes apoyaban a los asesinos, o impedian que pudiesen hablar con libertad en las Universidades, son los más votados, los que cuentan con el apoyo del populacho. Pero aún así el Maestro ha seguido luchando, así que por favor, permítale que por lo menos lloré en silencio la muerte de su Amada, y toleré que aunque no tenga las incontables flaquezas que poseemos usted y yo, tenga por lo menos una. Como siempre un beso, Viejo Lobo.

  4. Señor Francotirador, si hay algo que caracteriza la línea editorial de este humilde blog, convertido en tribuna de un fracasado como el que le escribe, es mantener, le pese a quien le pese, el ojo crítico y la espada de Damocles preparada para defender la integridad y la libertad de expresión de este modestísimo juntaletras. Es muy fácil ser duro, crítico y despiadado con los que mantienen posturas, opiniones o defienden causas diferentes a las propias, pero nos cuesta más cuando la persona o el personaje es alguien afín a nuestras posiciones vitales, sentimentales o ideológicas, y mucho más cuando criticamos o estamos en desacuerdo con alguien a quien consideramos un Maestro.

    Don Fernando Fernández-Savater Martín, no sólo ha sido un escritor y ensayista que nos ha acercado la Filosofía de una manera rigurosa y a la vez amable, pero sin caer en la tentación de la frivolidad o de la divulgación, lo ha hecho seduciendo y no adoctrinando, sino que ha sido un pensador que se ha convertido en el máximo exponente de la ejemplaridad pública, en un país, como España, en el que estamos tan necesitados de ella, sobreviviendo a períodos tan durísimos, difíciles, negros e ingratos como la dictadura franquista, y la terrorista y sanguinaria de eta. Ha sido sin duda un ejemplo a seguir, un hombre a quien admirar.

    Permítame sólo, que en este modesto, humilde e insignificante foro, anime a FS, a continuar, a no rendirse ante la mayor adversidad, como es la de perder a su compañera Sara, a seguir seduciéndonos con sus libros, con sus artículos, con sus opiniones, con sus posicionamientos, con su sensatez, con su trayectoria vital, incluso con su mirada y su sonrisa. Permitámelo.

    No le pido nada más.

    Un abrazo de Aspirante,

    • Permítame que le conteste de una sola vez a sus dos comentarios. En primer lugar decirle que su Princesa es muy afortunada por tener un Príncipe como usted, sin duda alguna el mejor de todos y lo que es más ningúno de los otros pseudopríncipes le llegan a la altura de los zapatos a usted. En cuanto a Bufón (con mayúsculas) usted como el Maestro Boadella lo son, por su valentía, personallidad, y por estar tan bien acompañados, así que por favor ni se le ocurra compararse con versiones de saldo bufonesca, que en todo caso lo sería algún patético personaje, al que usted, de vez cuando soporta a la hora del almuerzo. Y sobre el Maestro, estoy seguro que seguirá su consejo,aunque sólo fuera porque Personas (también con mayúsculas) como usted, puedan seguir leyéndolo. Yo desde luego tengo la inmensa suerte de tener dos Maestros, y aún soy más afortunado por tener tan cerca a uno de ellos, USTED. Un beso Viejo Lobo.

  5. Adulador almibarado, maestro del ligoteo cibernauta, zumbado como una cabra, padece de terrorismo verborreico, tertuliano irredento, emperador de los heterónimos, rey del sainete, el auténtico Príncipe de los bufones, generador del Caos, fascista inefable, el nuevo Giménez Caballero, eso es usted un fanático fascinante. El Duce de la Nueva Catolicidad!!!! Un personaje genial!!!

  6. Muchas gracias por esos merecidos e inmerecidos elogios. No tengo palabras, en todo caso, tengo que seguir cultivándome muchísimo para poder escribir un simple comentario como el suyo, en el que derrama mucho más talento que en todas los post juntos de un inefable blog, llevado por un descerebrado que usted y yo conocemos mucho. Le reitero, un beso Viejo Lobo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s