Home

 

«Con él —escribe Federico Muelas—, las Casas Colgadas, felizmente restauradas han encontrado asignación justa cuando se vacilaba entre el figón, el pastiche y el desván».

Cuando el escritor norteamericano Washington Irving llegó a Granada a principios del siglo XIX se encontró el conjunto de la Alhambra, actualmente Patrimonio de la Humanidad,  en estado de  total abandono. Gracias a su libro Cuentos de la Alhambra se comenzó a tomar conciencia de la joya arquitectónica, histórica y paisajista que tenían los granadinos enfrente de su barrio más castizo, el Albaicín.

En los años 50 y 60 del siglo pasado, gran parte del casco antiguo de la ciudad de Cuenca, se encontraba amenazado de ruina. Gracias a sus gestiones el artista filipino Fernando Zóbel consiguió que el Ayuntamiento cediera gran parte del conjunto arquitectónico conocido como las Casas Colgadas, justo en la misma hoz del Huécar, para que sirvieran como sede del Museo de Arte Abstracto Español.

Zóbel contó con la colaboración inestimable de artistas, tanto pintores como escultores de la categoría y por citar algunos, de Millares, Feito, Saura, Tàpies, César Manrique, Oteiza, Chillida. El resultado final de tanto esfuerzo  tuvo lugar en 1966 año de su inauguración, en un país como el nuestro en el que el pensamiento y el arte de vanguardia siempre han sido mirados con recelo e incluso con desdén y desprecio.

Muchos de aquellos artistas no sólo donaron obras al Museo para que formaran parte de su colección permanente, también se compraron casas cerca del mismo, contribuyendo de manera decisiva, ostensible y evidente a la revitalización cultural de una ciudad única y manifiestamente singular que no pasaba por un momento floreciente.

Más recientemente la Fundación Juan March, que dirige en la actualidad el filósofo y pensador Javier Gomá, se hizo cargo del Museo. Y aunque hasta hace poco tiempo estuvo cerrado, ha reabierto sus puertas en las últimas semanas para que todos podamos disfrutar de la belleza que guarda y también de la belleza que esconde y para que recordemos un tiempo que no conviene repetir, no tan lejano, en el que pensar y crear diferente era un problema de orden público.

Afortunadamente aquellos artistas no sólo fundaron un Museo tan original en aquél momento, sino que ayudaron a cambiar mentalidades gracias a su nueva visión del arte y de la estética, y a construir entre todos un presente diferente, que permita conservar lo más estimable del pasado con energías renovadas que nos alimenten el espíritu, que en esencia es la finalidad del arte y de los museos.

7902085586_a307c651ff_c

Anuncios

Un pensamiento en “Museo de arte abstracto español

  1. Brillante entrada sobre Cuenca, que nos sirve para recordar que no todas las gentes de España son incultas e iletradas, ni tampoco sectarias. Es curioso que en la época de la dictadura a pesar de esta. la vida cultural española, era más fértil y variada que en la actualidad. Lo triste, patético y lamentable es que toda aquella época de ilusión en una España mejor haya quedada convertido en este pestilente lodazal con 17 sistemas educativos a cual peor, En todo caso, yo, en mi modesta mediocridad, justamente ahora prefiero recordar una época donde el sectarismo, no existía, y ahora cuando los bárbaros tocan a la puerta, y ante la próxima llegada del barquero, prefiero cerrar los ojos y recordar vivencias y personas que ya se han ido, aunque estarán siempre en nuestro recuerdo para consolarnos. Un beso Viejo Lobo, aunque soy ateo creo que si existiese Dios sería como usted.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s