Home

Nadie lo había planeado, no habíamos hablado de ello, pero este año después de los postres de Nochebuena tras una copiosísima cena, no hubo el tradicional recital de pandereta que a  un disparatado familiar le  había enseñado  su padre y que  a su vez se empeñó que sus hijas aprendieran con  la peregrina idea de perpetuar el ritual todas las Navidades que fuera posible. Su insólito propósito tuvo su continuidad, gracias a que una de ellas se interesó por el inefable concierto que todos los años había escuchado y presenciado de abuelo y de su progenitor. Siempre aquella interpretación había quedado en un estricto ámbito familiar, pero con la irrupción de las nuevas tecnologías de envío archivos se empezó a dar participación del show a los amigos más allegados como un signo para compartir una seña de identidad, un compromiso, una resolución para el Año Nuevo a punto de llegar.

El respeto a la reciente pérdida no permitió que se sacaran los pequeños instrumentos que acompañan a las cancioncillas navideñas en una noche tan señalada. Las carracas, panderetas, zambombas, tambores y maracas, este año quedaron silenciosos en el altillo donde se guardan. Pero llegado un momento los espíritus se sosegaron lo suficiente para brindar por los presentes y por los que ya no están y en su honor una tonadilla, al principio tímida y después algo más alegre salió de las gargantas de todos para acabar entonando, dada la falta de instrumentos, los tradicionales villancicos a capella.

En latitudes más septentrionales a la nuestra tienen otra manera de enfocar estas situaciones y la misma canción vale tanto para una despedida, la perdida de un amor, una amistad, un familiar o incluso en la noche de fin de año para recibir al que está por llegar. Me gusta especialmente ésta, grabada la Nochevieja de 2012 en el Castillo de Stirling en Escocia, que hace un brillante homenaje al maravilloso poema de Robert Burns, Auld Lang Syne.  El enlace está dedicado a alguien, que este año que terminará en breve, ha vivido algún momento en los que se entona esta canción. Qué manera más alegre, sincera y solemne de rendir honores! Impasible el ademán!

Va por Ella, va por Ti.

 

Anuncios

Un pensamiento en “Villancicos a capella

  1. Me alegro mucho que en este año complicado para todos hayan disfrutado, dadas las circunstancias en estas fechas tan especiales. Ya sabe que no me gusta decir la expresión “se han ido”,porque ellos siempre estan en nuestros pensamientos y en nuestro corazón, se que en el suyo y en el de los suyos estan, y por supuesto también en el mio. Un beso Viejo Lobo, gracias por estar ahí. Felices Fiestas para usted y su familia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s