Home

Auld Lang Syne es una preciosa canción tradicional escocesa basada en un poema de Robert Burns, el poeta nacional escocés, que aunque de origen rural pasó parte de su vida en la Royal Mile de Edimburgo. En el mundo anglosajón se canta en  ocasiones de despedidas y para recibir al año nuevo.

No me gustan las despedidas, y por lo visto no soy el único. En el norte de Canadá entre la mal llamada civilización y los Inuits que ya son esquimales, habitan los Cri, un pueblo de indios norteamericanos, en cuyo idioma no existe la palabra adiós. Los indios Cri nunca dicen adiós y por lo tanto nunca tienen ese engorroso momento de las despedidas.

Clara Valverde, la hija de José María Valverde, maestro de pensadores y poetas, estuvo destinada como enfermera durante cuatro años por el gobierno canadiense en territorio Cri, y de su experiencia escribió el libro En Tránsito de sueño en sueño, a mitad de camino entre el diario íntimo y personal y la  novela de la memoria. Obra de lectura recomendable para estas fechas, sin duda.

En mi caso, estoy con los Cri. Y dado que del futuro nada sabemos, como nos recordaba nuestro admirado Lorenzo de Médici, prefiero recibir el Año Nuevo brindando por los viejos tiempos como no para de repetirnos el estribillo de Auld Lang Syne.

Es muy beneficioso, saludable y gratificante tener inquietudes de todo tipo, sobre todo afectivas e intelectuales, e interesarse por los agujeros negros, por los universos paralelos, por los castillos en el aire, e incluso por el cuento de la lechera, pero este mundo es como es, vivimos en él y sin proponer que os resignéis, sí que propugno por conocer y reconocer el medio en que lo hacemos, cuanto antes, para sacar el mejor partido, aprender a mitigar las penas de las pérdidas  y vencer la batalla de la realidad de la manera más incruenta posible.

Y para acabar desearos a todos y todas que tengáis un Feliz 2015, ya que estoy seguro que el Año Nuevo nos traerá maravillosas y grandes historias que contar. Y un magnífico ejemplo es la película Qué bello es vivir (1946) de Frank Capra, porque cada vez que suena una campana un ángel recibe sus alas.

Anuncios

7 pensamientos en “Brindemos por los viejos tiempos

  1. Disculpe mi inacabable ego, pero me doy por aludido, como ya le comenté hace poco, mi verdadera ansia es disfrutar del día al día, y viendo lo fugaz que es la vida todavía más, lo cual no quita para sentir curiosidad por los universos paralelos o por los mundos ucrónicos. En fin un abrazo y también le deseo un feliz año 2015.

  2. Brindemos con los amigos de verdad porque dará lo mismo que sean viejos o nuevos tiempos, porque siempre serán buenos mientras estén a nuestro lado.También le deseo un Feliz año Nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s