Home

Cómo el éxito degenera a casi todas las personas! El que fue un entregado, brillante y valeroso, sin duda, periodista y corresponsal de guerra, que nos traía la noticia jugándose literalmente algo más que el bigote, un día gracias a una novela folletinesca, que continuó casi al infinito, se nos convirtió en académico y lo peor de todo, se le ha puesto la cara del cargo. Y hete aquí que, en lugar de darle algo de estilo a sus novelas y mamotretos se presta a hacer la labor que en más de 100 años se negaron ilustres camaradas.

Si hay un oficio que nos espanta a todos es hacer de mamporrero, pero en el fondo tiene cierta enjundia comparada con la indigna tropelía cometida por nuestro pagado de sí mismo ex reportero. No se le ha ocurrido otra cosa y no sólo acometer, sino publicar y presentar en público con el apoyo de la Academia, que una versión renovada, actualizada, mutilada y destrozada de Don Quijote de la Mancha de Don Miguel de Cervantes, con el peregrino objetivo de hacerla más asequible, accesible, y supuestamente llana y trasparente al gran público, especialmente al juvenil.

Es inconcebible que ninguna autoridad ponga a buen recaudo a semejante individuo y a quienes le han encomendado esta auténtica desfachatez. En lugar de descolgarse con un estudio serio de la obra, con notas a pie de página, por qué no, explicando vocablos, giros y matices del castellano del siglo XVII, nuestro  ilustre académico se ha dedicado a reducirla y sobre todo a darnos gato por liebre.

Y es que Borges tenía razón, tenemos que prestar más atención a los sajones. A ellos, y sin academias, no se les ocurriría hacer esta barbaridad, ni con un soneto de Shakespeare. Pero en esta piel de toro, las cosas son como son, y ya lo apuntaba el slogan de Información y Turismo: Spain is different. Pero desgraciadamente en eso de guardar, conservar y dar esplendor al legado de nuestros Clásicos no les llegamos lamentablemente a la suela de los zapatos.

Pero no me gusta ser injusto, no le niego el pan y la sal  a Arturo Pérez Reverte, en algo acertó. Consiguió el éxito editorial con su saga de Alatriste, pero le faltaba el auténtico reconocimiento de las élites literarias y para eso pergeñó un duelo, absolutamente desigual con Don Francisco Umbral.

Contad si son cuatrocientas y está hecho.

Toscana (1)[1]

Anuncios

Un pensamiento en “El otro Quijote de Avellaneda

  1. Por una vez, y sin que sirva de precedente, coincido con usted sire, en la opinión que da sobre este académico. Nunca pensé que Pérez-Reverte se rebajaría a adulterar esta obra cumbre de la literatura universal. Pero tal vez creo que nos tendríamos que indignar más con el grado de deterioro que ha alcanzado nuestro sistema educativo desde 1975 hasta hoy, por culpa especialmente de los maestros de escuela y de más ralea docente, que ha actuado más comisario políticos del odio, especialmente ultraizquierdista que de otra cosa. Como siempre a vuestras órdenes sire.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s