Gracias viejo!

Las grandes gestas logradas por los  protagonistas del deporte, en algunos  casos muy particularísimos se convierten en leyenda. Este es uno de ellos, y cuando los hechos se convierten en leyenda no conviene imprimirlos (El hombre que mató a Liberty Balance/The man who shot Liberty Balance, 1962, by John Ford).

Anuncios

Un comentario

  1. Le pido disculpas, por plagiarlo, porque había pensado titular así mi entrada en honor a don Alfredo Di Stefano. En todo caso será aún más escueta que la suya porque usted tiene talento para escribir y yo desde luego no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s