Home

Me encanta el teatro, quién me probó lo sabe. Ahora no quiero ponerme melodramático pero hay cosas en esta vida con las que no conviene transigir. Sería peor que morir, y yo prefiero hacerlo, cuando llegue el momento, con las botas puestas que darme por vencido a las primeras de cambio.

En países de plena tradición democrática, los héroes nacionales con los que todos se identifican y nadie se atreve a poner en discusión están enterrados juntos para que puedan ser llorados y recordados por todas las personas de bien, con la sensibilidad, curiosidad y necesidad de alimentar su espíritu, suficientes, para crecer y emocionarse recordando la vida y la obra de los yacientes. Los británicos tienen la abadía de Westminster y los americanos el cementerio de Arlington. En esta piel de toro tenemos el Panteón de los Hombres Ilustres, en el que reposan entre otros los restos de Ramón Gómez de la Serna y César González-Ruano.

Ramón tiene la suerte de ser recordado por todos los que hicieron el bachillerato, por darle vueltas a la metáfora e inventar la greguería, que más que un recurso, con el paso del tiempo se convirtió en un género literario. Peor suerte corrió César, dado que hoy en día no lo ha leído prácticamente nadie.

En los albores de este milenio Francisco Umbral, en su glosario al estilo d´orsiano Los alucinados cuenta cómo César en los 60 llegaba todas las mañanas en taxi al Café Teide impecablemente vestido, haciendo alarde de su dandysmo, sacaba de su pitillera de oro un cigarrillo y comenzaba a escribir uno de sus dos artículos diarios, que nunca trataban de política y siempre lo hacían de la vida. Y es que como decía Francisco de Cossío un buen periodista debía escribir dos artículos al día: uno para comer y otro para beber.

Aquel par de artículos eran tan extraordinarios, que en 1975 (10 años después de su muerte) se instauró el Premio de Periodismo César González-Ruano. Algunos de los ganadores fueron, entre otros, Antonio Gala (1975), Francisco Umbral (1979), Luis García Nieto (1986), Fernando Savater (2001), Carlos Fuentes (2008) y Gabriel Albiac (2009); y así se estuvo concediendo hasta 2012.

El desaparecido Café Teide estaba en un edificio del Paseo de Recoletos, muy cerca del Café Gijón, fue adquirido por una compañía de seguros de cuyo nombre no quiero acordarme y a través de su fundación patrocinaba el Premio. En 2013 las bases del mismo cambiaron, ya no se premia un artículo, sino un relato corto, y con ese peregrino pretexto, eliminaron del galardón el nombre de César.

Para Francisco Umbral, César era como un padre, un padre literario, el padre que desafortunadamente nunca tuvo, ganar el premio que llevaba su nombre fue una de las mayores satisfacciones de su vida para él y para muchos de los galardonados, estoy seguro que también. El Premio de ahora, ya no interesa a nadie, salvo a los cazadores de recompensas. Para todos los demás siempre se llamará César González-Ruano. O César o nada.

César González-Ruano

Anuncios

3 pensamientos en “O Cesar o nada

  1. Si nuestro amado Cesar González Ruano levantase la cabeza se sentiría honrado por el desprecio de mediocres fanáticos, ignorantes, envidiosos y ruines, es decir españoles contemporáneos. Disculpe el tono agrio, pero permítame ser, aunque brevemente, por supuesto, un tanto desabrido. Un abrazo.

  2. Por cierto le recomiendo el obituario que el maestro Jaime Campmany le dedico a Cesar González Ruano en diciembre de 1965, titulado “Cesar o nada”. Curiosamente en 2005,el también maestro Raul del Pozo ganó el premio Cesar González Ruano, por el obituario que escribió de Jaime Campmany. Pero por favor esto no lo comenté por ahí, porque sino al final sólo podrá ir a comer con ese amigo zumbado con el comparte “mesa y mantel” cada jueves. Salud.

  3. Por César o nada, le concedieron a Campmany el Mariano de Cavia y en 1984 el González Ruano por el obituario de otro gran periodista como fue Pedro Rodríguez. Y no se preocupe esa mesa y mantel están reservados para usted. Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s