Home

DSCN7117

Mi profesora de historia tenía razón. Conocer los hechos sin analizarlos no sirve absolutamente de nada. Visitar un lugar sin conocer sus caldos, su gastronomía y sobre todo de dónde viene – eso de adónde van ya es inescrutable-, no sirve de nada, excepto para enseñar algunas fotos a amigos y conocidos que no suelen interesar a casi nadie.

Las sociedades occidentales tendemos a escribir la historia utilizando la religión para contarla, pero dado que es así, haremos hincapíé en ello intentando no caer en sectarismos.

Lo que nos hacía recitar nuestra entrañable mentora no era otra cosa que algunas de las batallas que ganó el rey de Aragón, Alfonso I, el batallador, en su lucha contra los moros en la mal llamada Reconquista, allá por el año de Nuestro Señor de 1120.

El Museo de Calatayud sorprende por incomprensible. Monotemático. Agusta Bilbilis, antiguo asentamiento romano a 4 kilómetros de la ciudad, patria del gran poeta latino Marco Valerio Marcial, que en sus epigramas recuerda al irrepetible Cátulo. Ni una sola referencia al pasado musulmán, supongo que por eso se hacen llamar bilbilitanos en lugar de algún gentilicio derivado de Qal’at Ayyub (el castillo de Ayub). En cualquier caso, su Avenida de los Reyes de Aragón lleno de terrazas, y sus vinos de Denominación de Origen y sus garbanzos con congrio reciben nuestra calificación de excelentes.

En la comarca de Calatayud, en el término municipal de Nuévalos, es muy recomendable visitar el Monasterio de Piedra y todo su entorno de parque natural: con sus cascadas, grutas y exuberante vegetación, de esas que alimentan el espíritu como los buenos museos y que invitan a regresar y recomendar efusivamente su visita. Algo para no perderse.

Daroca, es ya otra cosa. Orgullosa de sí, presume de todo su pasado con altivez. La ciudad de los siete sietes (7 iglesias, 7 conventos, 7 ermitas, 7 fuentes,7 castillos, 7 plazas y 7 puertas). Sin olvidar a un hijo adoptivo ilustre, como Don Mariano Navarro Rubio, que junto con Don Laureano López Rodó y Don Alberto Ullastres Calvo formaron el triunvirato de economistas que sacaron a España de la nefasta autarquía franquista y llevarnos a la modernidad en poco más de una década. Ahora, que es época de premios Nobel, es indecente que no se les diera el premio Nobel de Economía a los tres o a alguno de ellos desde mediados de los 60 a los primeros 70. No creo que nadie lo mereciera más que ellos.

También recomendable la visita a la laguna de Gallocanta, con sus aves migratorias, sobre todo grullas y La Cueva de Cristal de Molinos. En este último caso no queda más remedio que concertar visita. Lástima.

Decía un ilustre humanista de estas tierras, Baltasar Gracián, lo bueno si breve, dos veces bueno.

DSCN7205

Anuncios

4 pensamientos en “Jalón, Jiloca, Calatayud y Daroca

  1. Señor Aspirante desde luego usted no tiene que ver nada con esas masas de chandaleros y chandaleras poco educada y peor formada, que sentirían lo mismo viendo el David de Miguel Angel, la Capilla Sixtiina o la Catedral de Santiago que ante un ladrillo. Usted sin embargo no pierde comba y como si fuera un caminante en el desierto sacia su sed de cultura y conocimientos ante cualquier oasis, como en este caso es la hermosa comarca bilbilitana con capital en Calatayud, donde tuve el honor de servir a la patria hace algo más de un cuarto de siglo. Prefiero no decirle las razones que impiden mi retorno a esas tierras aunque sólo fuese en una esporádica estancia. Hermosas tierras, con buenos caldos, como usted dice y también con bellas señoritas de escasa estatura, pero que precisamente por esto se cumple el dicho popular de “poco pero bien aprovechado”. Un saludo y ¡ARRIBA ESPAÑA!.

  2. Muchas gracias por sus amables palabras, a la vez que inmerecidas. Si los herederos de Rafael Sánchez Mazas, mano derecha de Jose Antonio en Falange, cobraran un euro cada vez que usted menciona el lema con el que acaba todos sus comentarios, saldrían cada año en la revista Forbes. Y dado que usted prefiere no aparecer por la comarca bilbilitana, espero que disfrute por tierra de Corocota. Felices vacaciones!

  3. sabe más que muchos profesores de historia, sin duda, es sorprendente.
    Me alegro que le gustara el Monasterio de Piedra, me parece una auténtica maravilla; efectivamente, para no perdérsela en cualquier época del año, si puede vuelva más avanzado el otoño, es una maravilla.
    Anote en su agenda de “pendientes” las Grutas de Cristal, otra preciosidad. Y espero que no se perdiera un almuerzo en Calamocha o Monreal!

    k

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s