Home

Cuando la situación, las cosas, se ponen muy mal. Cuando lo que deseas que suceda con toda tu alma, cada vez se aleja más, siempre se dice aquello de: la esperanza es lo último que se pierde. Y ya perdida la esperanza lo que aflora es la tristeza. De esa clase de tristeza que lo invade todo, que no tiene consuelo, que nos hace derramar una lágrima por cualquier cosa e irremisiblemente nos damos cuenta que nuestra Musa nos ha abandonado y que con ella se ha ido toda nuestra inspiración, no nos queda otra, que tirar de repertorio y por supuesto recurrir a los Clásicos. Esos que no nos fallan nunca.

En lengua castellana afortunadamente podemos presumir de unos cuantos. Que no por numerosa lista, hace desmerecer el talento de ninguno de ellos. Pero en esta vida, como dice nuestro gran filósofo y pensador Fernando Savater, no hay más remedio que elegir, yo me quedo con Luis de Góngora, el mayor y mejor poeta de nuestra Literatura, según el gran crítico Harold Bloom. Y yo no sé sí don Luis es mejor o peor que otros, pero sí puedo afirmar que es uno de los que más me gusta y probablemente el que más claro escribe.

Este año bisiesto 2012, casi recién comenzado, albergará un puñado de efemérides, entre ellas: la profecía catastrofista Maya; mi octavo trienio, que precisamente lo perfeccionaré el próximo 29 de febrero; y por supuesto el 400 aniversario de la publicación de La Fábula de Polifemo y Galatea, publicada en 1612 por nuestro admiradísimo Góngora.

La prestigiosa revista literaria Ínsula dedica su último número a tan maravilloso acontecimiento. Para algunos Góngora, es el poeta de la oscuridad, por la dificultad que entraña su lectura. Creo que se le entiende perfectamente. Y parece que el gran crítico y poeta de la Generación del 27, Dámaso Alonso, estaba de acuerdo conmigo. Para él, los que siguen son los versos más sensuales de la poesía castellana.

Pena que no todo el mundo lo vea igual!

No a las palomas concedió Cupido
juntar de sus dos picos los rubíes,
cuando al clavel el joven atrevido
las dos hojas le chupa carmesíes.
Cuantas produce Pafo, engendra Gnido,
negras vïolas, blancos alhelíes,
llueven sobre el que Amor quiere que sea
tálamo de Acis y de Galatea.

Fábula de Polifemo y Galatea.
LUIS DE GONGORA Y ARGOTE. Córdoba 1561-1627

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s