Home

A pocos días del centenario del nacimiento de Robert Johnson, la vena del recuerdo nos invade a sus admiradores, una obsesión permanente en algunos casos.

Personaje misterioso, sin duda: pocos datos históricos confirmados y mucha leyenda alrededor, lo único cierto es su indudable talento como poeta, cantante y guitarrista. Sus 29 canciones forman parte de la más excelsa poesía americana del siglo XX, muchas de ellas ya convertidas en clásicos absolutos. Alguien dijo que escuchar cantar a Robert era como escuchar aullar al viento, muchas de sus canciones son auténticos lamentos y una canto a la vida a la vez. Como guitarrista, la famosa revista Rolling Stone en un ránking de los mejores 100 guitarristas de todos los tiempos de la música popular, sitúa a Robert Johnson en 5º lugar tras Jimi Hendrix, Duane Allman, B.B. King, y Eric Clapton.

Para el folklorista y musicólogo Dave Robin en la historia de la música popular americana solamente hay un puñado de genios virtuosos Louis Armstrong, Charlie Christian, Art Tatum, Charlie Parker, John Coltrane y Jimi Hendrix, y no duda en añadir a esta prestigiosa lista a Robert Johnson por su monumental contribución al blues y por extensión al Rythm & Blues y al rock ´n´ roll.

Robin describe a Johnson como un artista torturado, autor de unas letras de oscura poesía que todavía esconde secretos por descubrir. Y aún estando de acuerdo, algunas evidencias han quedado absolutamente claras, sobre todo en el ámbito del amor.

Robert conquistador empedernido, un auténtico Steady Rollin´ y Drunken hearted man , envenenado en su whiskey con estricnina por un marido celoso, nos cuenta en Love in vain que si la mujer a la que amamos, nuestra Little Queen of Spades nos abandona, siempre encontraremos una Kind Hearted Woman que nos diga Come on in my kitchen, a la que podremos invitar visitarnos a Sweet Home Chicago a escuchar Rambling on my mind o Me and the devil en nuestro Phonograh antes de marcharnos de Honeymoon blues, por muchas Stones in My Passway o Hell hound on my trail que encontremos Walking blues en el Crossroad entre las autopistas interestatales 61 y 49, cerca de Clarksdale (Mississippi).

El próximo 8 de Mayo Robert Johnson cumpliría 100 años, será el Robert Johnson Centennial, murió el 18 de agosto de 1938, con tan sólo 27 años, pero su corta vida nunca será en vano. Oh Willie Mea!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s