Home

Cuando cambiamos de año, lo habitual es sugerirnos a nosotros mismos alcanzar un propósito, un nuevo reto para intentar cumplirlo o llevarlo a cabo en el año que comienza. Muchos de ellos son de lo más peregrino, yo prefiero proponerme retos que se puedan cumplir. En algún momento, estas últimas fechas, se me ha pasado por la cabeza dejar de beber alcohol y demás brebajes. Pero luego pensándolo con tranquilidad, es algo que me resultaría imposible. No concibo una comida, una fiesta, una celebración o una reunión, salvo alguna lógica excepción, sin tomar una cerveza, una copa de vino, de cava, o algún combinado o un whisky de malta, todo dependiendo del momento del día y de la ocasión.

Además me atrevo a añadir que estar celebrando algo, en buena compañía y pedirse un agua mineral, con gas o sin gas, para comer; o ir a un concierto, o a bailar, escuchar buena música o tomar una copilla y pedirse un refresco, una tónica o un zumo, me resulta de mala educación.

Hay una película maravillosa con una guapísima Elisabeth Taylor y un no menos guapo Paul Newman, La gata sobre el tejado de cinc de Richard Brooks, donde la matriarca de la familia nos obsequia con una frase, que aún va más allá: Dejad que el abuelo beba. Desconfiaría de un hombre que no lo hiciera. No sé si soy de fiar o no; pero ya tengo un motivo más para beber. No quiero decepcionar a las personas que quiero y confían en mí en cierta medida.

Descartado el propósito de la abstemia sobrevenida, me viene a la memoria un diálogo entre el mago Merlín y el rey Arturo, que acaba de sacar la espada de la roca, y acaba de conocer que es el rey, cuando hasta entonces vivía como un escudero, de la película Excalibur de John Boorman. Merlín le dice a su rey que puede concederle un único deseo, y el recién embestido rey le pide, con una dignidad no carente de solemnidad sorprendente, que le enseñe a ser prudente.

Y en esta línea del rey Arturo, yo le pediría a Merlín que me ayudara en el propósito para este año nuevo 2011, de aprender a escuchar .Y no solamente música, sino escuchar a las personas que me rodean, especialmente a las que quiero, a las que me hacen más feliz y a las que sin ellas no podría vivir como hasta ahora, o lo haría peor.

Sí señor. Aprender a escuchar. Y mientras Lou Reed nos muestra el lado salvaje de la vida con su Walk on the wild side, preferentemente de Lou Reed live.

Ah, por cierto, feliz año 2011 a tod@s.

Anuncios

6 pensamientos en “PROPOSITO DE AÑO NUEVO

  1. Interesantes propuestas,yo también hago mías algunas de ellas,y si acaso añadiría otra,empezando por aplicarla yo mismo,como es la de la templanza.

    Una pequeña (o gran acotación),como usted sabrá bien durante estas últimas semanas,he abandonado la abstinencia…..de alcohol (je,je,je),pero ha sido por una razón muy poderosa,un vino tino de crianza de Ribera del Duero llamado MAYOR DE CASTILLA,aunque he decidido,que por lo menos en ese ámbito sea mi canto de cisne,ya nunca volveré a beber.Algunas despedidas de determinados hábitos hay que hacerlos a lo grande y con estilo.FELIZ AÑO 2011,Y ¡ARRIBA ESPAÑA!

  2. Sr. Francotirador, creo que le encanta beber, pero lo que no le gusta es empinar el codo con una botella en la mano. Pero todo tiene solución.Usted que es un gran cinñéfilo le recomiendo que vuelva a ver Leaving Las Vegas de Mike Figgis, en la que la protagonista Elisabeth Shue, comprendiendo que su chico nunca dejará la bebida se vierte una botella de bourbon en los senos, para que Nicolas Cage, beba en el recipiente adecuado. Encuentre uno a su gusto y ya me dice. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s