Home

Voltaire escribió: “Y entonces, un pequeño judío, de larga nariz y pálida tez, pobre, pero satisfecho, pensativo y reservado, espíritu sutil y huero, menos leído que celebrado, escondido bajo la capa de Descartes, su maestro, caminando con pasos mesurados, se acerca al gran ser: perdonadme, dice, hablándole muy bajito, pero, entre nosotros, pienso que no existís”.

Este pequeño judío, ateo y maldito,  al que se refiere Voltaire, es Baruch de Spinoza, filósofo holandés de origen sefardí portugués. Su familia tuvo que huir de la Inquisición, y tras la independencia de Flandes de la corona española, se instalaron en Holanda donde se declaró la libertad religiosa. Tabla de salvación de muchas comunidades judías.

Spinoza nació en Amsterdam, cómo racionalista entra en contacto con la filosofía de Descartes y Leibniz. Su actitud crítica e irreverente hacia la divinidad, le acarrean las consecuencias  lógicas: es excomulgado, expulsado de la sinagoga de Amsterdam, de la que su abuelo y su padre habían sido dirigentes, y obligado a abandonar la ciudad. Con todo lo que eso significa, Debe renunciar a su estatus social y al amparo de su comunidad. Se tuvo que dedicar, hasta el final de sus días, a pulir lentes para ganarse la vida. Rehusó los honores académicos rechazando una cátedra de Filosofía  en la Universidad de Heidelberg, e incluso una pensión del rey de Francia Luis XIV, para mantener su independencia intelectual.

Y para terminar este breve panegírico nada mejor que una frase del propio Baruch, que antes de morir de tisis, en la Haya, en 1677 nos dice a todos, lo más educadamente posible y sin alzar la voz: “No me arrepiento de nada. El que se arrepiente de lo que ha hecho es doblemente miserable”.

Spinoza nunca fue rehabilitado. Afortunadamente para él,  para la libertad de expresión y el libre pensamiento, no hizo falta.

Anuncios

2 pensamientos en “BAJITO E IRREVERENTE

  1. La heterodoxia y la independencia intelectual está mal vista en cualquier parte, pero estoy de acuerdo que a cerrilismo e intransigencia no nos gana nadie. Por fortuna Baruch nació y vivió en los Países Bajos, si lo hace aqui, el Torquemada de turno lo asa a la parrilla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s