Home

En el mes de febrero del 1991, la prestigiosa revista británica WIRE, hacía una lista de los mejores clubes de jazz europeos y el Café Central de Madrid figuraba en octavo lugar. Y en el 2002, la no menos conocida revista de jazz americana Down Beat, publicaba una lista con los 100 mejores locales para escuchar jazz en el mundo: en dicho reportaje figuraba el Café Central, el único club de jazz español que se citaba.

El pasado fin de semana, estuve en mi “hometown” y tras alguna visita inexcusable, que resultó muy gratificante, en la que me sentí muy querido, por el trato exquisitamente recibido, no pude evitar volver al Café Central. No recuerdo cuantos años hacía que no entraba, pero lo que sí recuerdo, es la primera vez que lo frecuenté. Fue en el año 1982, probablemente  justo después de su inauguración.

En aquella época, este aspirante a crápula tenía una novia que parecía “La guía del Ocio”, aparte de estudiar ruso y hablarlo con cierta fluidez, al menos eso creí, porque yo no entendía absolutamente nada, mi compañera de entonces, se enteraba de todos los estrenos de cine, teatro, exposiciones, conferencias y por supuesto de todos los locales que se abrían y que tenían algo que aportar en aquellos años tan efervescentes de la vida cultural madrileña.

 Sí yo ya tenía cierto interés por casi todo, con esta chica  cerca, además  estaba al día, cosa que  venía muy bien para alguien que siempre le gustaba mirar al pasado. Aquello de buscar las raíces y la cuna de lo que me interesaba me ha acompañado todos estos años.

Pues sí, la primera vez que estuve en El Central fue con ella y recuerdo que pedimos dos tés, ¡Qué cursilería! Afortunadamente mis gustos han cambiado y ahora pido bebidas más trasgresoras; pero lo que no me ha cambiado es el gusto por las música popular americana y todos sus géneros, donde el jazz tiene un sitio principal y probablemente se deba a mis visitas a este Café, ya mítico de la vida madrileña.

María, gracias por agitarme el espíritu aquellos dos años que íbamos juntos a casi todas partes. Pena que en otro ámbito fueras una ruina. Pero ya sabes que nadie es perfecto. Yo tampoco.

Anuncios

4 pensamientos en “CAFE CENTRAL

  1. Pues yo he estado unas cuantas veces por mi cuenta, y un par de veces con mi propia “ella”.
    Simplemente como café vale la pena demorar el tiempo en sus veladores.
    Es parte esencial de mi Madrid favorito.

    • Fernando me alegro que lo conozcas y te guste. La plaza de Santa Ana, calle Huertas y alrededores es una de mis zonas preferidas de El Foro, es conocida como “el Madrid de los Poetas”
      Ve pensado en un sitio similar en Gecho o en Bilbao.

  2. Vivir bien, hay que intentarlo en cualquier época y a cualquier edad. Senté la cabeza, pero a mí lo que me marcó fue conocerle a usted hace 18 años. Ya sabe que hay gente que bebe porque quiere olvidar, desinhibirse, o simplemente emborracharse. En nuestro caso, no sé, si porque se juntaron la sed con las ganas de beber, lo hacíamos por puro placer. Que es una de las cosas que más me ha interesado en todas las épocas de mi vida, y en esta última, especialmente disfrutar de su amistad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s